söndagen den 6:e maj 2012

El Secretariado de las FARC-EP confirma que la guerrilla tiene en su poder el reportero francés


EL SECRETARIADO de las FARC-EP ahora confirma que el reportero se encuentran en el
frente 15 de las FARC adonde huyó cuando la guerrilla respondió el ataque de los Comandos
Junglas, fuerzas especiales del ejército colombiano.


El Secretariado de las FARC-EP confirma que la guerrilla tiene en su poder el reportero francés


Redacción ANNCOL


Hace unos minutos llegó a nuestra redacción un comunicado del Secretariado del Estado Mayor de las FARC-EP que confirma que la organización insurgente tiene en su poder reportero francés Romeo Langlois.
Confirmamos su autencidad.
En el mismo comunicado, la máxima autoridad de la guerrilla subraya que los periodistas que se involucran en expediciones militares pueden ser utilizados en “proyecto de guerra contra el pueblo colombiano”.
El Secretariado también hace la pregunta que podría pasar si el caso fuera lo contrario:
“Cabe preguntar cuál sería la actuación de las autoridades colombianas, si un periodista que con sano criterio informativo acompañara unidades guerrilleras, resultara capturado por el Ejército regular tras un combate”.
Lo sabemos muy bien y fue referido por el escritor, periodista e historiador Alfredo Molano esta mañana cuando se refería al caso de los periodistas Hollman Morris, Leonardo Acevedo y Camilo Raigozo en su crónica dominical en El Espectador:
“Ahora cuando ha pasado tanta agua bajo el puente, es oportuno recordar que el 2 de febrero de 2009, en el mismo municipio de Unión Peneya donde fue el combate en que se perdió Langlois, el batallón Héroes de Guapi retuvo a los periodistas Hollman Morris, Leonardo Acevedo y Camilo Raigozo, y los acusó de apologistas del delito y propagandistas de las Farc que cubrían de civil la entrega de secuestrados a Piedad Córdoba y a Daniel Samper Pizano. Vivir para recordar, como decía López Michelsen” http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-343835-romeo-langlois.
A continuación el comunicado del Secretariado del Estado Mayor de las FARC-EP.



Declaración Pública (de las FARC-EP)

La retención en calidad de prisionero de guerra del periodista francés Romeo Langlois por unidades del XV Frente de las FARC-EP pone de presente lo siguiente:

1. Los periodistas que las fuerzas armadas colombianas llevan consigo en sus operaciones militares, no cumplen el propósito imparcial de informar sobre la realidad, sino el de manipular, ésta para que sirva al proyecto de guerra contra el pueblo colombiano.

2. Cabe preguntar cuál sería la actuación de las autoridades colombianas, si un periodista que con sano criterio informativo acompañara unidades guerrilleras, resultara capturado por el Ejército regular tras un combate.

3. La concepción contrainsurgente del Estado colombiano apunta a involucrar de su lado en la guerra a todo el mundo, incluida la prensa. Que una cámara puede jugar el papel de un arma lo corrobora la diaria manipulación mediática que se practica en nuestro país.

4. Las libertades de pensamiento, expresión e información no pueden operar sólo para el beneficio de los dueños del capital y de la tierra. Nuestra página web es atacada y bloqueada permanentemente, nuestras emisoras son molidas a bombas.

5. El régimen colombiano asesina, amenaza, encarcela o destierra a los periodistas nacionales o extranjeros que intentan investigar o informar sobre la versión no oficial del conflicto. Son conocidos y demasiados los casos como para enumerarlos.

6. Romeo Langlois vestía prendas militares del Ejército regular en medio de un combate. Creemos que lo mínimo que puede esperarse para la recuperación de su plena movilidad es la apertura de un amplio debate nacional e internacional sobre la libertad de informar.

7. Es vieja costumbre del Ejército colombiano emprender aventuradas operaciones de rescate con el deliberado propósito de que se pierda la vida de los prisioneros. Considera más cercana la victoria si nos echa la prensa encima. Esperamos que no sea este el caso.

Secretariado del Estado Mayor Central FARC-EP
Montañas de Colombia, 3 de mayo de 2012




PARTE MILITAR

El 28 de abril, Unidades del Bloque Sur combatieron con una patrulla mixta de Ejército y Policía por espacio de 7 horas, en la vereda “La Libertad”, Inspección de la Unión Peneya, municipio La Montañita, Caquetá. Desde el inicio hasta el final del combate la patrulla fue apoyada por 5 helicópteros artillados, La Marrana (AVIÓN DC -3), dos Tucanes y una avioneta de la Policía. El Ejército se atrincheró en las casas de los civiles. Varias casas fueron averiadas por los impactos de la aviación .
Resultados:
17 muertos y 12 heridos, entre soldados y policías.
Tres helicópteros impactados.
Material de guerra recuperado:
- 800 cartuchos calibre 5,56;
- 14 proveedores para fusil M -16;
- 3 reatas; tres arnés;
- 4 equipos de campaña;
- una cá mara digital;
- una radio PRC;
- dos visores nocturnos;
- 2 chalecos;
- 3 jarros;
- dos boínas;
- dos granadas de Mano;
- un cañón para ametralladora M -60 tipo comando;
- un fusil Galil 5,56




Montaje judicial en Colombia, afecta al periodista sueco secuestrado en Maiquetía-Caracas





Montaje judicial en Colombia, afecta al periodista sueco secuestrado en Maiquetía-Caracas


“Mi secuestro es un golpe a la libertad de prensa y expresión”: Joaquín Pérez Becerra, El doble rasero de la ´massmedia´ colombiana


Redacción ANNCOL/CaféStéreo


LA PICOTA / BOGOTA / Joaquín Pérez, cumplió un año detenido en la cárcel colombiana de alta seguridad, la Picota/Eron.  Su condena pesa por haber dirigido la Agencia de Noticias Nueva Colombia, ANNCOL y por no ser parte del proyecto que cobija la intolerancia de la clase dirigente del país.
El 23 de abril del año pasado, Joaquín embarcó en un vuelo de Lufthansa. Ni bien aterrizó en el aeropuerto de Maiquetía, se alcanzó a escuchar casi como una sentencia “abran rampas” a la vez que estallaba la alegría de venezolanos y otros latinoamericanos residentes en Europa que arribaban en el mismo vuelo.
Nos cuenta nuestro Director:
– Atropelladamente hacen su aparición miembros de la Guardia Bolivariana directo a mi, ¡“queda detenido y espósenlo”! fue la orden emanada.
“¡¿Que pasa en la tierra de Bolívar!?”, pensé.
– Esposado como el peor de los criminales, me llevan a la oficina de un general. “Usted es requerido por el gobierno colombiano y acusado de Terrorismo, con circular roja de Interpol”. Lo que yo vi, relata Joaquín, fue una pantalla de computador con un texto como el que tiene la fiscalía en su mamotreto de cargos.

El espionaje desde la embajada y un reporte enviado al DAS-G3
efectuado por Ernesto Yamhure, designado Primer Secretario por Uribe en
 la embajada colombiana en Estocolmo. Yamhure resultaba ser
también "Escritor Fantasma" y asesor político de Carlos Castaño, el
sangriente jefe paramilitar. La embajada colombiana tiene su propia
red de espias, como el testigo que ahora será utlizado por la fiscalía en
contra el director de ANNCOL, Joaquín Pérez Becerra.
Haz CLICK para tamaño más grande.


EN LA ÚLTIMA AUDIENCIA donde comenzaría el Juicio Oral del 16 de abril de este año,  la Fiscal pretendió  introducir unas supuesta pruebas halladas en la OPERACIÓN ODISEO donde murió el líder de las Farc, Alfonso Cano.
“Las recibí el viernes 13 (de abril) y ha sido difícil desencriptarlas por las contraseñas que tienen esos archivos” -afirmó la señora fiscal.
Por supuesto, la defensa las rechazó por extemporánea-Defensor de Oficio- igualmente el delegado de la Procuraduría opinó en la misma dirección. Sin embargo, el Juez Séptimo,  las acepta argumentando que no se puede calificar “si es o no mala fe de la fiscal al presentarlas hoy 16” (de abril). Ya con anterioridad la Fiscalía había sorprendido a la defensa con la inclusión de un 'desmovilizado' de nombre, Ernesto Medina, también a destiempo según los procedimientos judiciales.
– Es bueno precisar, en Colombia la 'justicia es para los de ruana, asevera Joaquín recluido en el Patio 10 de la Picota.
El presidente Chávez solo atinó  a decir ese funesto abril de 2011 que “espero que se le respeten sus derechos”. Como pueden ver, nada de eso sucedió, tanto en la Patria del Libertador, como  en la tierra de los ´neo-granadinos´.

LAS SUPUESTAS PRUEBAS de ODISEO, a pesar de ser aceptadas ilegalmente, carecieron de sustento. Ya no tenía salida el Juez, no aceptando la decena de testigos a favor del ente acusador. De inmediato apeló la fiscal, quedando en manos del Tribunal de Magistrados de Bogotá si acepta o no esta violación al debido proceso de nuestro director y comunicador popular.

La radiooperadora Eliana y el comandante Raúl Reyes.
Su laptop y de otros comandantes caidos son objetos
por los "Falsos Positivos Judiciales" como la Lámparade Aladino. Foto: Dick E.
Ya en mayo del 2011, la CSJ, declaró ilegales las 'pruebas en formato WORD encontradas en la Operación Fenix, donde murió otro de los dirigentes de las Farc, Raúl Reyes. Rápidamente el ente acusador desplazó a sus sabuesos rumbo a Estocolmo-Suecia, para buscar entre la comunidad latinomericana quienes podían atestiguar en contra de nuestro director. Allí encuentran -entre miles- al sujeto, Miguel Antolinez, personaje de dudosa reputación y conocido por andar husmeando en las múltiples asociaciones legales de exiliados, que se mueven en Suecia.
Es la forma de mantener su 'sistema acusatorio' repartiendo prebendas y beneficios a testigos falsos. Las cárceles colombianas dan fe de estos montajes judiciales.


TIENEN RAZÓN EXPERTOS JURISTAS nacionales e internacionales. “Los supuestos computadores de la guerrilla de las Farc son como la lámpara de Aladino, se frotan y brotan nombres para judicializar”, el genio es funcional a la injusticia que se despliega con total normalidad.
Los medios afines a la oligarquía colombiana, hoy mismo se rasgan las vestiduras en el caso del francés Langlois, también periodista,  pero al mismo tiempo callan lo sucedido al Director de ANNCOL. Aplican el doble rasero, así de sencillo.
Seguiremos informando sobre el 'juicio montaje' en contra de nuestro director Joaquín Pérez Becerra, a la vez que quedarán al desnudo muchas situaciones incomprensibles ejecutadas desde un supuesto estado de derecho.
---------------------------------------------------------------------

Por Allende La Paz, NotiColombia Press

El mal llamado “secuestro” del periodista francés Romeo Langlois, de la televisora France 24, en una zona de guerra en Colombiacuando “cubría” las acciones de ataque de las fuerzas militares-narcoparamilitares del estado colombiano contra el pueblo y la insurgencia colombiana, nos permite abordar el tratamiento que se le da a un caso como éste y el que le da la prensa oligárquica al SECUESTRO y posterior deportación desde Venezuela a Colombia del periodista sueco, natural de Colombia, Joaquín Pérez Becerra.

El señor Langlois estaba con las fuerzas militares-narcoparamilitares, las cuales estaban adelantando acciones de guerra –no como inocente comunicador- en zona de guerra, con casco de guerra y uniforme camuflado de uso privativo de las fuerzas militares colombianas, o sea, era reconocido por cualquier combatiente del lado contrario como un miembro más de las fuerzas de ataque del ejército colombiano (hasta un alto oficial colombiano lo reconoció y el ministrico Pinzón lo confirmócuando reconoció que “le dimos un chaleco y un casco de las Fuerzas Militares, que es lo que tenemos”). No sabemos si el señor Langlois es de esos que son servicios de inteligencia de sus países -no lo creemos- que se disfrazan de periodistas para ir a participar de la guerra en otros países, o si en un arranque de inconsciencia que muchos civiles sufren con el olor de la pólvora se le dio por seguir las instrucciones del oficial al mando de la unidad que participaba de las operaciones militares (muchos oficiales se creen "inteligentes" cuando usan civiles que si resultan muertos tienen un hecho con el que acusar a las FARC). Y tampoco sabemos en la incertidumbre de la guerra si realmente está retenido por las FARC-EP, que no secuestrado.

En todo caso, sea lo que sea, esperamos que el señor Langlois esté recibiendo el trato que toda persona merece. Sabemos de la humanidad revolucionaria de las FARC-EP y de acuerdo con su política de entrega de prisioneros de guerra que ha tenido la organización insurgente en su poder por más de 13 años -13 años!!!-, estamos más que seguros que este señor será devuelto a su país -si es que las FARC lo tienen en su poder- en el momento y tiempo que la organización guerrillera lo considere conveniente y seguro para el mismo señor Langlois.

Hemos visto a periodísticas, ONGs, y demás especies de los vividores de la guerra exigiéndoles a las FARC hechos que a ellos no les compete exigir. Los únicos que podrían hacerlo en este caso serían las autoridades de su país en cumplimiento del orden constitucional francés. Vemos a más de un(a) periodística –que también “informa” sobre la guerra y participan de ella como “oficiales de la reserva”- pataleando de una y mil formas por demás vergonzosas (pero bueno, ese es el papelón que le mandan sus “superiores jerárquicos”). 

Más risible es la postura del tartamudo presidente JM Santos diciendo que “si las FARC tienen dos dedos de frente entregarían al periodista francés”. Y lo dice precisamente un hijo de la oligarquía que se ha caracterizado por no tener más de “UN dedo de frente”, cerebralmente hablando. Las FARC han demostrado tener más de "dos dedos de frente", más de cuatro diría yo, y por ello es que los pigmeos cerebrales como Santos y Uribhitler recurren al apoyo gringo para asesinarlos. Es tal el miedo que le tienen a los guerrilleros que asesinan a las personas que con su inteligencia natural y cultivada podrían y pueden alcanzar la paz en Colombia y reconstruir nuestro país.

Prueba de nuestro aserto es que el tartamudo presidente Santos embaucó a Chávez, quien permitió, en un instante de ceguera política y de debilidad derivada de sus problemas de salud, ser manoseado por Santos, y le pidió deportar a Colombia –contra la legislación internacional vigente- al periodista sueco, natural de Colombia, Joaquín Pérez Becerra, como en efecto lo hizo Chávez, convirtiéndose ésta entrega en una mancha eterna en la vida política del presidente venezolano porque los principios revolucionarios nos enseñan que “revolucionario no entrega revolucionario”.

Pérez Becerra está enfrentando un juicio montado en las entrañas de la Fiscalía por orden deltartamudo Santos y no hemos visto a ninguno –NINGUNO !- de los ”defensores de oficio” del periodista francés decir una palabra en defensa de Joaquín Pérez. Ningún periodista –mucho menos- ha ido a La Picota a manifestarle su solidaridad de gremio.  

Esto nos demuestra que están al servicio de oscuros intereses. O si no lo están tienen los pantalonesensopados. Y cuando uno tiene los pantalones ensopados lo mejor es callarse la boca. Quedarsequietos en primera que el bateador no es el cuarto bate… N siquiera es el décimo al turno al bate…


Dudas comprensibles sobre comunicado de las FARC acerca el reportero francés



El Tiempo, el órgano gubernamental y el diario que usualmente reproduce las
posiciones de la inteligencia militar colombiana
, en falta de elementos o
por que la guerra psicológica no resultó esta vez, desvió el tema y reproduce
ahora los documentos de la inteligencia militar. En el área hay miles de
militares colombianos, una armada de aviones de guerra y helicópteros,
más los famosos aviones de espionaje estadounidenses que han sido
movilizados desde las siete bases que USA poseen en Colombia para dar con los
guerrilleros de las FARC-EP. Pero para El Tiempo, los guerrilleros se dedican
a cultivar hojas de coca, mesclar las hojas con cemento, benzina, los quimicos
y así controlar toda la cadena; desde los cultivos hasta la distribución, que en este
caso el socicio es un Cartél Méjicano. Y al mismo tiempo responder los ataques
de las FF.MM. que tienen 500.000 hombres armados hasta los dientes. . .



Dudas comprensibles sobre comunicado de las FARC acerca el reportero francés

Esta mañana fue público un supuesto nuevo comunicado, esta vez en vivo y leído por Ancizar o alias “Monazo”, un mando de una supuesta escuadra (compuesta por 12 guerrilleros) del Frente 15.

Para los periodistas o personas con conocimiento de la insurgencia de las FARC-EP surgen varios interrogantes, como expresa Miguel Suárez, director de la emisora Radio Café Stereo:

1.   Los guerrilleros rasos de la escuadra NO llevan EL BRAZALETE que es parte del reglamento de las FARC-EP para distinguirse con el ejército y según el reglamento del Derecho Internacional Humanitario.

2.   El comandante de la escuadra habla, en su parte de guerra, sobre “tres guerrilleros ASESINADOS” en los combates, término que jamás se puede leer en un ningún parte de guerra de la guerrilla.

3.   Todos los comunicados, salvo de los comandantes del Secretariado, nunca salen en video, menos en una zona en donde los guerrilleros se encuentran en un cerco militar por los miles de militares enviados a la región en donde el ejército sufrió un grave revés militar la semana pasada.

4.   Con el video&comunicado, cuya autencidad inmediatamente fue confirmada por la cúpula militar del estado, vuelven los ataques políticos hacia la insurgencia por considerar que el colega francés es un “prisionero de guerra”, sacado de su contexto.

A continuación la crónica el director de la Radio Café Stereo y una crónica de la periodista Ingrid Storgen:


Los aviones de espionaje de los Estados Unidos están en el aire en la región en donde
está el reportero francés y en donde las FF.MM. colombianas hacen grandes operativos
militares para dar con la ubicación de la guerrillera de las FARC.

Nuevo comunicado de Farc: Monazo o ´Mico´

06 MAY 2012, REDACCION
Por: Miguel Suárez (2012-05-06).
Un nuevo comunicado de las Farc-ep, esta vez en vivo y en directo, es presentado por el gobierno colombiano en lo que parece ser una nueva versión del frente Cacica la Gaitana.
En el comunicado leído por un supuesto comandante guerrillero de carne y hueso, como para que no queden dudas, extrañamente este comienza presentándose y diciendo cual es su apodo, cosa inusual en los comandantes guerrilleros. 
Como Ancizar o alias “Monazo”, se presento el hombre que además leyó un parte militar, como buscando no dejar la menor duda de que es real.
También sigue siendo inusual, que como en el “comunicado anterior de las Farc”, leído por una desconocida guerrillera, este sea leído y no escrito.
Aunque todo cambia en la vida, sigue siendo inusual que sea supuestamente firmado por la comandancia de un frente cuando lo usual en casos como este, es que sea firmado por el secretariado de este movimiento político alzado en armas.
Inusual resulta que ninguno de los supuestos guerrilleros tenga distintivos de las Farc-EP y que a pesar de la cantidad de tropa en la zona los periodistas hayan llegado sin dificultad.
Resultan muy sospechosos todos los detalles que no cuadran en esta nueva historia que mas parece un nuevo falso positivo como la desmovilización del tal Frente Cacica la Gaitana, que nunca existió.
Mico se le dice en Colombia cuando se pretende engañar. Mostrando una cosa cuando es otra.
Como una recomendación a todos nuestros oyentes les aconsejamos esperar un comunicado oficial escrito y firmado por el secretariado de las Farc-EP.
http://www.radiocafestereo.nu/index.php?option=com_content&view=article&id=179:nuevo-comunicado-de-farc-monzaso-o-mico&catid=35:fashion&Itemid=88






-------------------------------------------------------------------------------

MONTAÑAS DE COLOMBIA
6 DE MAYO DE 2012
COMUNICADO


“Mi nombre es Ancízar. Conocido popularmente como “Monazo”. Soy comandante de escuadra del Frente 15. A continuación les voy a leer un comunicado.
Marchando hacia la libertad
Parte de guerra

1. El día 28 de abril, unidades del Bloque Sur combatieron con una patrulla del ejército y la policía durante siete horas, en la vereda La Libertad, inspección de La Unión Peneya, municipio de Montañita, Caquetá.

Desde el inicio del combate, el ejército y la policía fueron apoyados por cinco helicópteros, el avión fantasma,     dos bombarderos Tucano y un avión de la policía nacional. Durante el combate, el ejército tomó como trinchera las casas de los civiles. Varias casas de los campesinos fueron averiadas por la aviación, que sin ningún pudor disparaba indiscriminadamente.

2. El día 29 de abril, unidades del Bloque Sur dieron de baja a dos agentes de la SIJIN, que se encontraban atropellando a la población civil en la carretera Paujil- Montañita.

Resultados: tres helicópteros averiados. 19 bajas entre ejército y policía. 12 profesionales heridos. Material de guerra recuperado: un fusil M4-M16. Tres fusiles Galil H-55. Un cañón para ametralladora. Dos granadas de mano MK-26. Catorce proveedores. 800 cartuchos calibre 5.56. Cuatro equipos de campaña. Tres riatas. Dos chalecos. Dos visores nocturnos. Una cámara digital y abundante material de inteligencia. Novedades guerrilleras: tres guerrilleros asesinados, un guerrillero herido levemente.

Comunicado

El frente 15 informa a la opinión pública que el periodista francés Roméo Langlois, uniformado de militar y capturado en pleno combate, está en nuestras manos. Es prisionero de guerra. Está levemente herido en un brazo. Se le ha prestado la atención médica necesaria y está fuera de peligro.

Estado Mayor Frente 15,
Bloque Sur de las FARC-EP
Montañas del Caquetá, abril 30 de 2012.”

Periodista Karl Penhaul: Pero, Monazo, cuéntenos qué es lo nuevo que nos puede contar de Roméo Langlois, sobre su situación.

Monazo: No estoy autorizado para dar declaraciones, por organismos superiores. Pero basado en el comunicado, lo nuevo que les puedo contar es que, por información de amigos tuyos, periodistas –información que llega directa–, con esa información hemos concluido que, efectivamente es francés; que se llama Roméo Langlois; que es periodista. Y con esta información esperamos que prontamente superemos este impasse.

-----------------------------


Es o no es, de momento vaya uno a saber

La importancia de informar sin apresuramientos

Ingrid Storgen

Por no tener el don del “iluminismo”, tampoco ningún interés especial por correr maratones informáticas, pero sí, teniendo en cuenta un par de detalles no menores a mi juicio, es que estoy escribiendo esto como quien piensa en voz alta.

En esta nota subyace un fuerte sentido de reflexión sobre el papel que el periodismo alternativo debe cumplir cuando de dar noticias fuertes se trata.
Los últimos días muchos de los que estamos abocados a la noticia alternativa, pasamos largas horas tratando de dilucidar una noticia que brota de la prensa sistémica y que nos preocupa de manera muy especial.
Se trata de la supuesta captura del periodista francés, Romeo Langlois.
Unos dicen que el reportero está en manos de las FARC, apresado  cuando cubría una nota del enfrentamiento de la guerrilla con las fuerzas militares colombianas y supuestamente vestido con ropas militares, lo cual arrasaría con su inmunidad laboral según el derecho internacional.

Surge esta duda a pocos días de la liberación unilateral de varios prisioneros políticos en manos de la insurgencia –ojo con este detallito…- y en medio de una fortísima escalada bélica ejecutada desde la administración Santos. ¡Cuántas cosas, compañer@s, como para tener en cuenta en estos momentos!

En el día de hoy aparece la “confirmación” de que el retenido está en poder de los rebeldes. Pero como el periodismo no es dar la primera noticia como para ocupar el primer puesto en la carrera informativa, sino que debe hacerse sin margen de error y mucho menos cuando lo que puede estar en juego es una falsa información, creo que urge ir despacito justamente por el apuro que amerita la situación.
Queda abierta la duda sobre si es cierto o no lo de esa captura, dado que la guerrilla aún no lanzó ningún comunicado, acá no se está descalificando a nadie.

Ahora parece ser que apareció un supuesto video dando muestras de esa retención.
Según dicen, la guerrilla dijo que en el enfrentamiento (palabra más, palabra menos) “hay tres guerrilleros asesinados”.

Pienso: Para ninguna guerrilla un compañero caído en combate es “asesinado”

Sigo pensando que también es muy raro que la guerrilla presente sus planteamientos en video, aunque no descarto que hayan capturado algo, ya que las FFMM tienen grandes dificultades para sacar los videos de las zonas en enfrentamiento, por lo tanto sería posible que utilizaran a algún periodista para sacar las “pruebas” de allí, tal vez hasta por vía de teléfono satelital.

Lo que me sigue pareciendo  rarísimo  es la impecable calidad que dicen que tiene el   video en HD donde está filmada la “comprobación de la captura del periodista francés”, me huele a demasiada tecnología de punta en plena selva. Cuando la liberación de Betancourt parecían tener también instituto de belleza incorporado como para la presentación ante la prensa…

Dadas las cosas como se vienen dando y en un país que si uno mira el mapa puede divisar rebasando miles de falsos positivos, creo que lo más objetivo sería esperar a ver qué comunicado largan desde las Montañas de Colombia.

Cuando lo podamos encontrar en la red, entonces sí podríamos decir que la noticia es verdadera. Por ahí, quien no te dice, estamos frente a la versión reeditada del cuentito de Pedro y el lobo (y en Colombia hay tantos Lobos…) Mientras tanto resulta más que imperiosa la necesidad de mantenernos en espera hasta que alguna fuente confiable nos de más datos, sin apresurarnos a lanzar bombas de humo que sólo podrían perjudicar el periodista y a la prensa alternativa.

 Creo que de momento lo más acertado es esperar, porque en la vida, hemos visto, que a veces los últimos son los primeros…

lördagen den 5:e maj 2012

Caso periodista francés: Los operativos militares se intensifican, contrario lo que dice Santos

Con propaganda como ésta, las FF.MM. trata de ganar el apoyo de la población civil.
Pero son cinco millones de colombianos que son refugiados en su propio país y en este
momento son centenares de pobladores en el departamento de Caquetá que se está
desplazando para salvarse de los operativos militares del ejército nacional.





Caso periodista francés: Los operativos militares se intensifican, contrario lo que dice Santos

Por Redacción ANNCOL
Tegucigalpa / 2012-05-05 / Pese a lo que dice los generales y el presidente Santos, los operativos se están intensificándose y con ellos los combates entre las Fuerzas Armas Revolucionarias de Colombia, FARC-EP y las Fuerzas Militares del estado colombiano.
Reporta el colega Hernán Durango en entrevistas con líderes populares del departamento de Caquetá, que son ya centenares personas de la población civil que se han desplazado y son víctimas de la ofensiva militar que ha iniciado el ejército colombiano.
Las acciones bélicas son respondidas por la guerrilla y en ese escenario es muy difícil el Frente 15 de la guerrilla, que supuestamente tiene el reportero francés Romeo Langlois, pueda ser liberado. Es de recordar, que el reportero se quitó las prendas militares que tenia cuando participó en una expedición militar la semana pasada, y se corrió hacia la guerrilla para no ser considerado como parte del ejército colombiano. Desde esa fecha esta desaparecido. Los operativos, tanto militares como inteligencia militar de interceptaciones de todas las comunicaciones guerrilleras, complica cualquier comunicación de la guerrilla para pronunciarse sobre si lo tiene o no el francés en su poder.
A continuación el reporte, entrevista y video del colega Hernán Durango de la agencia de noticia PACOL:

El drama de las comunidades caqueteñas, sur del país - comunidades hacen reclamos por la paz democrática
POR HERNANN DURANGO/PACOL
En Caquetá comunidades hacen reclamos por la paz democrática
Bogotá- H. Durango- Los últimos  días en este departamento del sur de Colombia han sido de terror y muerte. Muchas familias  prefieren el desplazamiento forzado a quedar encerrados entre el fuego cruzado por combates entre tropas oficiales y guerrilleros de las FARC. Según el profesor Héctor  José  Valencia, secretario de organización y educación del sindicato Asociación de Institutores del Caquetá (AICA) , organismo que agrupa a más de 4 mil maestros del departamento hay mucha tensión y temor entr4e los habitantes por la escalada violenta y manifiesta que no quieren seguir siendo escenario de planes militaristas.

Desplazados en el colegio de Comuna 13, Medellin, que huyeron cuando el ejército, con
helicópteros artillados, atacó un barrio con 130.000 habitantes para combatir la guerrilla
el 16 de octubre de 2002, dos meses después que había asumido la presidencia Uribe.
Ahora Santos ordena operativos militares en Caquetá con el mismo resultado fatal.

SE DESPLAZAN COMUNIDADES
Comunidades del corregimiento de Rionegro, en el municipio de Puerto Rico salieron de sus viviendas en desde el pasado 26 de abril  hacia El Doncello. También se reportó desplazamiento de campesinos de veredas de la Inspección Unión Peneya, en el Municipio Montanitas, huyendo de los combates donde fue desaparecido un periodista francés. Los maestros de esas regiones no asisten a colegios por ausencia de niños y para resguardar sus vidas.
Héctor  José  Valencia, secretario de organización y educación del sindicato Asociación de Institutores del Caquetá (AICA) informa que mantienen en alerta sus organizaciones y trabajan en preparación de jornadas y movilizaciones como la del próximo 30 de mayo  aprobada recientemente por la Junta nacional de la Federación  Colombiana de Educadores FECODE. 
VEA VIDEO YOUTUBE

Más sobre el caso del reportero francés:

Guerra, derecho, semántica y dislexia: El caso del periodista Langlois

Conversando sobre la desaparición del reportero francés en Colombia EN RADIO CAFÉ STEREO

¿El reportero francés fue llevado a Remolino de Caguán, el “Ojo del Huracán”?

¿El ejército colombiano quiere desaparecer el periodista francés?

“El Ejército colombiano y periodista francés infringieron gravemente el Derecho Internacional Humanitario”

 

fredagen den 4:e maj 2012

Guerra, derecho, semántica y dislexia: El caso del periodista Langlois




Guerra, derecho, semántica y dislexia: El caso del periodista Langlois

Carlos Alberto Ruiz,  Doctor en Derecho, escribe y analiza el caso del reportero francés Romeo Langlois en términos jurídicos.
¿Se puede calcificarlo de “prisionero de guerra en algún caso? es una de las preguntas interesante que hace el experto en leyes.
Apela también a  varias citas y se basa en gran parte en Hans-Peter Gasser, Jefe de la División Jurídica del CICR que dice lo siguiente  sobre la posición y actuación de un periodista en un conflicto militar:
“Si un periodista sigue muy de cerca a una unidad militar, puede perder, no su derecho a la protección que le confiere su estatuto de persona civil, sino su protección de hecho. Ya no podrá prevalerse de la protección que le es debida, pues dicha unidad es un objetivo lícito de ataque para el adversario (a no ser que la norma de la proporcionalidad prohíba el ataque - Art. 51, párr. 5 b). El periodista actúa, entonces, por cuenta y riesgo propios. Se aplica el mismo razonamiento por lo que atañe al periodista que se aproxime a objetivos militares. En este caso, renuncia a la protección de facto que le es debida”.
“Hay que insistir en la siguiente presunción: el periodista actúa dentro de los límites que se le asignen, hasta prueba de lo contrario. Si rebasa esos límites, se expone a que lo acusen de espionaje”.
“. . .  el derecho aplicable en caso de conflicto armado interno es poco útil por lo que atañe a una detención que se considere injustificada o excesiva. El Gobierno que luche contra rebeldes aplicará la propia legislación, a menos que opte por expulsar a un periodista no grato, súbdito de un tercer Estado. Los rebeldes procederán de la misma manera. Ambas partes siempre deberán respetar las normas de procedimiento en vigor y, al menos, un mínimo de trato debido a los detenidos, como exigen las consideraciones humanitarias”.
El texto, tomado del portal Rebelión, da una profunda visión de la situación que sacude al mundo y que caracteriza como dislexia, es decir, algo fuera de la realidad que no han llegado a comprender en su total dimensión.
Los medios de comunicación, periodistas y los famosos opinólogos de siempre, en Colombia, reciben sus apelativos justos y nada agradables por parte del experto en conflictos armados.
Vale la pena leer con detenimiento para tener clara cualquier situación, pero sobre todo para evitar transformarse en una presa fácil de los agentes de la guerra psicológica, que  tienen lugar en muchos medios tal como lo vemos diariamente.
Dick Emanuelsson 
------------------------------------
El caso del periodista Langlois. Las FARC deben aclararse
Guerra, derecho, semántica y dislexia
Por Carlos Alberto Ruiz

I. Unas pautas para valorar un hecho azaroso
Pese a la contradicción radical entre cómo se ejerce el periodismo dominante y el deber ser de los profesionales de la comunicación, ayer 3 de mayo, cuando se celebraba el día internacional de la libertad de prensa, un autentico deseo fue expresado: la pronta liberación del periodista francés Roméo Langlois. Fue el anhelo, por ejemplo, deColombianas y Colombianos por la Paz, como de muchos otros sectores que, precisamente, la mayoría de las veces, son mal tratados y sufren, por no tener poder y medios, las consecuencias de una venenosa y sesgada información manipulada por empresas privadas y sus círculos, dirigida a un público enajenado. Esto es todavía más grave en un país en guerra, como Colombia.
Langlois, el sábado 28 de abril, hace cinco días, estaba con militares, en medio de un enfrentamiento, no de palabras, sino militar, usando prendas militares, con el riesgo de ser muerto, de ser herido (como al parecer lo está en un brazo; aunque ya la guerrilla al parecer reporta su buen estado de salud) o de ser capturado. Eventos que el derecho de guerra prevé y regula. De ahí que siendo no un militar sino un periodista en misión profesional peligrosa, le protege o blinda un estatuto, una cierta inmunidad, en tanto persona civil (artículo 13 del Protocolo II de 1977 adicional a los Convenios de Ginebra de 1949), gozando además de las consideraciones específicas que atañen a su condición y labor de periodista profesional.
Hay por ello un debate hoy mismo, fruto de las tergiversaciones, parciales informaciones y del silencio que en parte cubre este hecho, circulando posicionamientos y análisis para definir que Langlois debe ser tratado con absoluto respeto y que sus derechos como persona civil deben en consecuencia ser salvaguardados, descartando que sea un prisionero de guerra. Pueden consultarse en Internet, por ejemplo, además de las declaraciones de entes oficiales, los trabajos de la Revista Internacional de la Cruz Roja (CICR), entre otros organismos, que pueden servir de base para establecer criterios, especialmente el escrito de Hans-Peter Gasser, como Jefe de la División Jurídica del CICR (http://www.icrc.org/spa/resources/documents/misc/5tdm8f.htm), o en la misma Revista el estudio de Alexandre Balguy-Gallois, también traducido a varios idiomas. Los ensayos sobre este tema abundan, más cuando se ha tratado recientemente el tema en foros internacionales, como en 2007 en la XXX Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (ver también las entrevistas a Robin Geiss, experto jurídico del Comité Internacional de la Cruz Roja, enhttp://www.icrc.org/spa/resources/documents/interview/protection-journalists-interview-270710.htm y a Antonella Notari, jefa del proyecto del CICR sobre la protección conferida por el Derecho Internacional Humanitario a los periodistas que realizan misiones profesionales en conflictos armados, enhttp://www.icrc.org/spa/resources/documents/misc/79clz7.htm). Son aportes conceptuales valiosos, que despejan dudas, que hacen precisiones apreciables, pero que también ratifican lo relativo, los vacíos, las contingencias o eventualidades en esta materia.


Partiendo del examen de normas del Protocolo I, aplicable en conflictos armados internacionales, pero a ser tomadas en cuenta en función de garantías de protección, señala Gasser que “si un periodista sigue muy de cerca a una unidad militar, puede perder, no su derecho a la protección que le confiere su estatuto de persona civil, sino su protección de hecho. Ya no podrá prevalerse de la protección que le es debida, pues dicha unidad es un objetivo lícito de ataque para el adversario (a no ser que la norma de la proporcionalidad prohíba el ataque - art. 51, párr. 5 b). El periodista actúa, entonces, por cuenta y riesgo propios. Se aplica el mismo razonamiento por lo que atañe al periodista que se aproxime a objetivos militares. En este caso, renuncia a la protección de facto que le es debida”.
Expresa el comunicado público de Colombianas y Colombianos por la Paz: “De acuerdo con el derecho internacional humanitario, Roméo efectuaba una misión profesional peligrosa en una zona de operaciones militares. Su participación cerca a una unidad militar colocó en riesgo su condición de civil y la protección que le confiere dicho estatuto. Según el derecho internacional humanitario en razón de la existencia de este conflicto armado esta unidad militar es un objetivo licito de ataque para el adversario. De esto se deduce que Langlois, actúo por cuenta y riesgo propio, asumiendo, seguramente, las condiciones que una de las partes indicó para realizar el registro noticioso”.

II. Lo ocurrido y una hipótesis
Ahora bien, pongámonos un momento en la misma situación, pero sucedida en el bando contrario, pues, como se sabe desde hace décadas, muchísimos, por no decir cientos de periodistas, han ido a entrevistar a decenas de comandantes guerrilleros. Muy pocas veces les han acompañado en operaciones de guerra. Casi siempre sus tareas han sido las relacionadas con reportajes desde los campamentos y áreas de control de la insurgencia, documentando su vida, sus vínculos con la población, sus ideales, su organización, sus cambios. Imaginémoslo un minuto, pues del mismo modo podría haber ocurrido: un periodista sigue a la guerrilla en una de las tantas operaciones irregulares (lo que es propio de un ejército irregular, como es la guerrilla, en una guerra asimétrica), vestido con prendas militares o de civil (como es propio en un ejército irregular o de partisanos) y se halla ahí comprometida su vida, en medio del fragor de un combate. ¿El ejército gubernamental colombiano está en la obligación antes de disparar, de ir y pedir a cada uno de los que están apostados disparando del otro lado su carné de identidad, y preguntar de antemano su profesión y nacionalidad? La respuesta la conocemos. Tampoco es una obligación para la guerrilla.
Siendo un periodista, sabe que corre especial peligro, lo cual no autoriza a nadie a hacerle o a inducir ningún tipo de daño. Pero este principio y su rigor deben ser vistos sin distorsión: deben valorarse en el contexto de movimientos donde, de entrada, el principio de distinción entre población combatiente y no combatiente está desdibujado por el hecho circunstancial, no fijo, no sólo de integrar de facto una unidad militar, en este caso en marcha en un cuadro de hostilidades en una zona de guerra, coordinando con mandos de un bando su presencia y papel, sino de llevar prendas de signo, uso o apariencia bélica que en dicho ámbito pueden normalmente ser confundidas o asumidas con las que utilizan los militares regulares que sí están en combate.
Según informaciones de prensa, y no hasta ahora algún comunicado público oficial y veraz de la comandancia de las FARC, Langlois habría sido considerado por los insurgentes como “prisionero de guerra”. Eso dicen los medios. Salvo que se tenga prueba de que es un agente activo de las fuerzas militares, que participaba en las hostilidades, o que cumplía una labor homologada a la función bélica, es un error que sea calificado de prisionero de guerra por la insurgencia, aunque el equívoco de hallarse entre la tropa y vestido como si fuese un miembro de ésta, pudiera hacer pensar en ese primer momento que era un militar, con lo cual acertada y provisionalmente la guerrilla sí podría calificarlo de tal. Máxime cuando las fuerzas militares colombianas en sus estrategias han incurrido no sólo en la falsificación o empleo criminal de símbolos del Comité Internacional de la Cruz Roja, sino también (recuérdese la operación de “rescate” de Ingrid Betancourt y otras personas, entre ellos tres mercenarios estadounidenses) en la adulteración de emblemas e imágenes de medios de comunicación, haciéndose pasar los militares o policías como periodistas. Son decenas de casos en los que así actúan las fuerzas de seguridad del Estado: desde sicarios paramilitares para matar a defensores de derechos humanos hasta integrantes de cuerpos élite y de inteligencia para consumar su perverso oficio.
Por lo que parece, Langlois no puede ser un prisionero de guerra. Sí era el caso de los diez (10) militares y policías capturados en combate por las FARC, liberados como gesto unilateral de paz hace un mes, el pasado 2 de abril de 2012. Y puede ser el de futuras retenciones, pues prisionero de guerra es todo combatiente que, en el transcurso de un conflicto, como el que vive Colombia, cae en manos del adversario, o sea que es materialmente neutralizado o privado de libertad, y no muerto, en ese contexto de enfrentamiento, teniendo directa o indirectamente el derecho a un estatuto especial, a un trato distinto de un preso común, en razón del conflicto armado. Lo acontecido pasó como un combate de esa guerra en Colombia, donde según las primeras declaraciones del ministro francés de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, Langlois “fue hecho prisionero”. Recordemos: vestido antes con prendas militares en pleno cruce de disparos, mientras caían combatientes de lado y lado, tal y como lo han relatado soldados allí presentes.


III. La “dislexia” de sus señorías 
Se le llama dislexia a la dificultad en la lectura que imposibilita su comprensión correcta, teniendo ello consecuencias en el aprendizaje, en el entendimiento y por lo tanto en las relaciones con los otros cuando comunicamos. Más si esa comunicación tiene que ver con las verdades de la guerra y con las posibilidades de la paz. Es un problema que al menos sufren dos ministros, uno francés y el otro un colombiano, además de muchos que hacen propaganda de la estrategia contrainsurgente, como José Miguel Vivanco, director para las Américas de la ONG estadounidense Human Rights Watch. Como él también otros repetidores, para negar con sus amañadas opiniones, espacios de reconocimiento justo, de diálogo y de solución democrática del conflicto colombiano.
Según Vivanco, “"la decisión de las Farc de mantenerlo en cautiverio es una total y flagrante inconsistencia con la promesa unilateral formulada recientemente por los líderes de este grupo de liberar a secuestrados y abstenerse de recurrir en esta práctica criminal". Además, dice la ONG, se trata de "un examen muy importante que servirá para verificar qué tan genuino fue el anuncio o si se trató simplemente de un hecho propagandístico"” (http://www.eltiempo.com/justicia/presunto-secuestro-de-periodista-frances-en-colombia_11699061-4).
Pinzón, el ministro colombiano de Defensa, afirmó que, de acuerdo a información dada por los soldados, durante el combate el periodista francés, que portaba chaleco antibalas y casco blindado, quedó herido en un brazo. Explicó que “en medio de la tensión seguramente tomó la decisión de quitarse el chaleco y el casco militar, y manifestar que era de la población civil para desplazarse al área desde donde disparaban los guerrilleros”. Es claro. Al verse herido, el reportero francés se despojó de esos elementos y corrió hacia los guerrilleros. Su inteligencia, la de Langlois, no está en duda. Quizá fue la mejor elección, en medio de un combate, para que no sólo se le reconociera como no militar, para que pudiera identificarse ante los rebeldes que atacaban, sino para que se le atendiera rápidamente y se le pusiera a salvo de más consecuencias negativas de las operaciones militares.
Ha demostrado Longlois más inteligencia, y probablemente más ética en su labor (pues no es el caso de que estuviera realizando un trabajo de mera propaganda contrainsurgente), cumpliendo con un horizonte deontológico, no como muchos comentaristas acostumbrados a mentir, a desinformar, a opinar torciendo la verdad, a promover engaños. Me refiero a lo que ya se dice por doquier usando este hecho, la entrega y retención accidental de Langlois, para sembrar más confusión y ensañamiento, a fin de cerrar toda puerta a un diálogo de paz con las organizaciones rebeldes FARC y ELN. Desde el gobierno francés hasta el colombiano, pasando por un circo variopinto de quienes usan y manosean puerilmente la declaración de las FARC del 26 de febrero de 2012, para decir que de nuevo esa guerrilla está mintiendo al país y al mundo.
¿Qué dijo ese día las FARC? Afirmó esta guerrilla lo siguiente: “Mucho se ha hablado acerca de las retenciones de personas, hombres o mujeres de la población civil, que con fines financieros efectuamos las FARC a objeto de sostener nuestra lucha. Con la misma voluntad indicada arriba [se refieren a las liberaciones de prisioneros], anunciamos también que a partir de la fecha proscribimos la práctica de ellas en nuestra actuación revolucionaria. La parte pertinente de la ley 002 expedida por nuestro Pleno de Estado Mayor del año 2000 queda por consiguiente derogada. Es hora de que se comience a aclarar quiénes y con qué propósitos secuestran hoy en Colombia”.
¿Qué decía o dispone esa ley 002?: “Art. 1º: Cobrar el impuesto para la paz a aquellas personas naturales o jurídicas, cuyo patrimonio sea superior al millón de dólares USA / Art. 2º: a partir de la fecha [marzo de 2000], los cobijados por esta ley, deben presentarse para cumplir esta obligación. Un segundo llamado aumentará el monto del tributo / Art. 3º: quienes no atiendan este requerimiento, serán retenidos. Su liberación dependerá del pago que se determine…” (Ver entre varias fuentes de esa ley la páginahttp://www.resistencia-colombia.org/).
Por consiguiente, no se está mintiendo por parte de las FARC, y sí nos están timando quienes no se han tomado el trabajo de leer bien al menos por cinco minutos un par de páginas, o quienes nos quieren hacer creer, aparte de que otros lectores somos estúpidos, que la guerrilla se comprometió, con lo que dijo el pasado 26 de febrero, a nunca más retener a persona alguna por motivo alguno. 

El video de la inteligencia militar colombiana muestra una persona desarmada vestida
de camiseta blanca, no se ve población civil ni casas. "Pobreza", dicen los
periodistas colombianos y no ha aparecido de nuevo.

Eso creo que es falso. Los que nos remiten a la palabra de las FARC, dándole ahora sí valor a una declaración unilateral, diciendo que la incumplen, y que de nuevo nos miente la insurgencia, deben repasar los textos atrás citados escritos por la propia guerrilla, palabra por palabra, sin inventar nada que los rebeldes no han dicho, y esforzarse como contradictores por superar los problemas de la guerra y el derecho, o de semántica y dislexia, presentes en sus esquemas. 
La de Langlois no es una retención por motivos económicos o financieros. Es lo que se interpreta con una lectura pausada y apenas un poco objetiva y desdramatizada, contrastando unos textos y unos hechos. No se requiere ser muy listo para ello. No hay mentira, a menos que las FARC lo aclaren así y se aclaren, es decir que nunca más retendrían o detendrán a nadie por ningún motivo (lo cual es un imposible categórico de acuerdo, entre otras nociones, al estatuto del combatiente). 
Deben aclararlo para que otros podamos calificar y enmarcar correctamente sus actuaciones no sólo militares, sino políticas y hasta jurídicas. Pues es su derecho innegable tener su juridicidad; actuar consecuentemente con ella, como sea ésta; construir coherencias éticas; transformarse y transformarla; hacer renuncias o derogaciones como las que ya hizo (dejar de retener por razones financieras, de impuestos de guerra o económicas a civiles), y es su obligación aclarar-nos si subsiste la retención por otras razones, como pueden ser ocasionalmente las que conciernen a motivos políticos y jurídicos (por ejemplo en otro tiempo la captura y sanción de empresarios y políticos corruptos, o como en el pasado también de paramilitares y otros criminales).

IV. La juridicidad insurgente y la aclaración / caracterización del conflicto
Hasta ahora las FARC no han dicho que desconocen lo que en el derecho de los conflictos armados, básicamente derecho de guerra y derecho humanitario, es una elemental ratificación o figura que atañe al estatuto del combatiente y de manera derivada a la protección de los prisioneros de guerra, término que se usa en principio para los conflictos armados internacionales, pero que se entiende extendida por un compromiso garantista en congruencia con la jurisprudencia y la doctrina más progresistas, humanitarias y humanistas, junto con esfuerzos y propuestas de armonización legal internacional, en aras de la protección de derechos y de garantías que de hecho deben ser las mismas para todo tipo de combatientes, excluyéndose de su beneficio a los espías o mercenarios.

Guerrillera del Bloque Sur de las FARC-EP
El citado ex Jefe de la División Jurídica del CICR, Hans-Peter Gasser también anotaba: “hay que insistir en la siguiente presunción: el periodista actúa dentro de los límites que se le asignen, hasta prueba de lo contrario. Si rebasa esos límites, se expone a que lo acusen de espionaje”. Continúa la autorizada obra de Gasser: “¿Qué decir de la protección del periodista en misión peligrosa, en caso de conflicto armado no internacional? El derecho aplicable a los conflictos internos, a saber el articulo 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra y el Protocolo II, no se refieren para nada al periodista, lo que no justifica que se prive al periodista en misión profesional peligrosa, que se abstenga de todo acto de hostilidad, de la protección debida a las personas civiles. Teniendo en cuenta distintas modalidades, según las categorías de conflictos armados, es necesario aplicar, allí donde sea posible, conceptos idénticos”
Asevera Gasser más adelante al estudiar el evento del periodista que es privado de la libertad por una de las partes contendientes:
“El derecho de los conflictos armados no internacionales es poco explícito a este respecto: se estipulan sólo garantías de trato: todo detenido debe ser tratado humanamente, sin distinción desfavorable. En el Protocolo II, se desarrolla este núcleo del artículo 3 común a los Convenios de Ginebra. Pero el derecho aplicable en caso de conflicto armado interno es poco útil por lo que atañe a una detención que se considere injustificada o excesiva. El Gobierno que luche contra rebeldes aplicará la propia legislación, a menos que opte por expulsar a un periodista no grato, súbdito de un tercer Estado. Los rebeldes procederán de la misma manera. Ambas partes siempre deberán respetar las normas de procedimiento en vigor y, al menos, un mínimo de trato debido a los detenidos, como exigen las consideraciones humanitarias”.
Volviendo a la probable confusión de las FARC o a la denominación temporal que dicen hace la guerrilla de Langlois como prisionero de guerra, al estar desarrollando su labor en esos momentos acompañando a un bando (el ejército gubernamental), con las circunstancias de tiempo, modo y lugar ya conocidas, esgrimidas por la insurgencia legítimas y posibles razones de seguridad, una vez superada esa fundada sospecha, ya no es admisible asimilar como militar a Langlois y por lo tanto no es de recibo que sea un prisionero de guerra. Una vez se ha entregado él mismo para identificarse, al no existir otra evidencia que la de ser un periodista en misión profesional peligrosa, defendido ahora que es tal y siendo notorio para qué medios franceses trabaja, así como su trayectoria, su condición es clara y rotunda, ante todos: la de un civil, es decir que se le debe proteger como tal y buscar su liberación cuando las condiciones sean seguras para ello.
No es entonces Langlois un secuestrado. Él se entregó a una parte contendiente en busca de menor exposición transitoria y probablemente buscando algún tipo de protección, siendo atacada por esa parte contraria la unidad militar que acompañaba.
Por supuesto no es una persona secuestrada por razones económicas, que es lo que aseguró las FARC quedaba suspendido del conjunto de sus prácticas. Tampoco es un prisionero de guerra, como queda señalado con los elementos jurídicos y académicos aproximados en el debate. Su libertad debe entonces abrirse camino de la manera más pronta y segura, sobrepasadas las razones provisorias de seguridad.

Los operativos militares intensivos demoran cualquier pronunciamiento  guerrillera
o liberación del colega francés. Declaraciones de la naturaleza de Santos tampoco
facilita esa acción.

Debe intentarse aprender y de nuevo esta experiencia es aleccionadora, para que no haya más equivocaciones que puedan resultar en graves efectos a la vida e integridad de las personas civiles que cumplen su labor en un país en guerra, así el gobierno se empeñe en negar en la práctica no sólo el conflicto armado, aunque demagógicamente diga que lo reconoce, y así se empeñe en negar los estatutos correspondientes no sólo al adversario, o sea a la parte contendiente que denominamos insurgencia, no una organización terrorista , sino el propio estatuto de protección de los no combatientes que les es obligatorio respetar a las partes enfrentadas.
Lo que parece evidenciarse en ante todo un problema semántico, por intereses políticos e ideológicos, y no una dislexia que sufra Santos y su ministro Pinzón, extensiva a otros gobiernos y entidades que en espléndida ignorancia, pobre repetición o penosa manipulación dicen sin más lo que les indican o desean caprichosamente recalcar para hacer propaganda y desacreditar cualquier gesto de paz o humanización proveniente de la guerrilla. 
Es necesario caracterizar el conflicto armado asimétrico, comprobar sus rasgos, las matrices enfrentadas, las posibles intersecciones regulativas, los posibles puentes de entendimiento, acuerdos o pactos. Ver qué estatuto tienen determinadores y beneficiarios del conflicto, por ejemplo, como las empresas extranjeras que financian operaciones militares gubernamentales y paramilitares, que se han visto implicadas en violaciones a los derechos humanos y de los pueblos. El Estado para ello prepara su juridicidad, mecanismos, alianzas e instituciones de articulación e impunidad.
La guerrilla debe igualmente declarar qué de su normatividad sigue vigente, por ejemplo en relación con la retención de personas, acontezcan de una u otra forma, en el marco del conflicto social, político y armado. 
Su derecho no sólo es en general a la rebelión o a la resistencia, y para su ejercicio la necesidad de unos límites. Debe concretar la guerrilla responsablemente unos contenidos, de su derecho a una juridicidad de base, sin que de ningún modo se le pueda exigir en sana lógica que acoja la de su enemigo, contra cuya institucionalidad lucha, sino la propia; una normatividad que le aclare y que aclare a la población y a terceros hasta dónde y de qué manera van a proceder las fuerzas rebeldes, establecidas unas obligaciones específicas, unos procedimientos, unas reglas. Sabemos que las tienen, por su propia vocación de construcción de poder, por su ideología, por su tradición de regulación, porque se lo demanda su entorno, inclusive en las más arduas y complicadas condiciones de la guerra, quede el tiempo que quede de esa confrontación que puede durar todavía muchos años.
Deben aclararse y aclarar las insurgencias el derecho que construyen, para acreditar así lo que otros ya sabemos, que es su estatuto no sólo jurídico sino político y ético: el de organizaciones alzadas en armas contra un régimen anti-democrático, conminado a dialogar hoy el gobierno de Santos, que no quiere sino arrasar y derrotar al oponente, haciendo propaganda de su triunfo utilizando todos los medios a su alcance. Incluso usufructuando la convulsión e infortunada vicisitud de un periodista cuya situación demuestra, una vez más, la necesidad de regular la guerra y de construir una digna salida política negociada que posibilite doblegar el espanto que ha vivido el pueblo colombiano. 
(*) Carlos Alberto Ruiz es Doctor en Derecho, autor de “La rebelión de los límites. Quimeras y porvenir de derechos y resistencias ante la opresión” (Ediciones Desde Abajo, Bogotá, 2008).